miércoles, 16 de junio de 2010

La destrucción de Héroes del Silencio

Tras el tremendo éxito cosechado por el grupo con "Senderos de Traición" (1990) con el que consiguieron tocar más de 100 conciertos durante 1991 (convirtiéndose de lejos en el grupo del momento), los Héroes se trasladaron a Londres para grabar el que sería su tercer disco, "El espíritu del vino". Es aquí donde comienzan las tensiones serias entre los miembros de la banda. Durante la creación del disco se hacen evidentes las diferencias entre Bunbury y Valdivia. Bunbury cada vez más metido en la mezcla de géneros, y Valdivia obsesionado con el heavy y con sus propias rarezas. Su visión sobre la música del grupo esta cada vez más alejada.
Lo cierto es que la manera de componer de los zaragozanos era la propicia para generar tensiones. En muchos grupos, uno de los integrantes compone una canción y los demas la tocan, pero en Héroes, las canciones la sacaban adelante entre todos. Cierto es que las letras era cosa de Bunbury, y las melodías generalmente de Valdivia, pero la forma de la canción lo hacían entre todos, y esto, evidentemente, fue generando cada vez más conflictos. Pese a todo, el disco acabó resultando otro rotundo éxito, y la fama de Héroes del Silencio traspasó fronteras lo que les permitió tocar en toda Europa. El nivel de exigencia de la gira desgastó muchísimo al grupo, y los roces y choques ganan en intensidad. A esto hay que añadir el daño provocado por una serie de malas compañias en el entorno del grupo, empezando por el propio manager Pito, con serios problemas con las drogas.
Al acabar la gira en 1994, los 4 son conscientes que la situación empieza a ser insostenible, han llevado al límite la filosofía del "sexo, drogas y rock&roll" y la situación se ha deteriorado muchísimo. Así que deciden tomar una serie de medidas drásticas para salvar el grupo.
Entre otras cosas deciden recluirse en un balneario en Benasque en medio de los pirineos, despiden a su manager, cambian de productor, y hacen una limpieza importante de aquellos que consideran parásitos del grupo.
Allí comienzan a componer el esqueleto de "Avalancha", el que sería su cuarto y último disco. La última fase se graba en Los Angeles con la producción del aclamado productor Bob Erzin.
La línea musical que marca "Avalancha" es de rock duro, casi heavy en algunos temas. El impulsor de esta línea fué Valdivia, que en estos momentos estaba obsesionado con Guns´n´Roses, y en concreto con Slash y su forma de tocar. Entre Enrique y el se había establecido una especie de pacto no escrito, Juan le dejo más vía libre en "El espiritu del vino", y Enrique acataba ahora las condiciones en "Avalancha", aunque interiormente no estaba para nada de acuerdo con la línea musical del grupo.
La gira de "Avalancha", en la que se acomete el asalto al mercado norteamericano, mete a los Héroes de nuevo en un ritmo de conciertos y viajes frenético, con lo que todas las curas de Benasque saltan por los aires, y las grietas en las relaciones personales se hacen cada vez mayores. Por si fuera poco, Juan sufre fuertes dolores al tocar por una lesión provocada por esa obsesión por tocar con la guitarra tan baja como Slash, y Pedro Andreu sufre una dolencia en el corazón que le lleva a una operación a corazón abierto en mitad de la gira.
Las broncas son cada vez más continuas, Juan decide encerrarse en si mismo, Enrique empieza a grabar temas en solitario en secreto, Joaquín solo quiere pasar más tiempo con su familia y Pedro fuera de juego.
Esta situación lleva a Bunbury a confesar abiertamente a sus íntimos que quiere dejar el grupo e ir por su cuenta.
Finalmente opta por proponer una serie de cambios al grupo para continuar juntos. Así pues, propone una reunión al resto en el comienzo de 1996, en medio de la gira americana. En la reunión les presenta una especie de manuscrito con una serie de condiciones en las que entre otras cosas aboga por un cambio de estilo para adaptarse a los tiempos, y pone como ejemplo el Acthung Baby de U2. A Juan le falta tiempo para mandarle a la mierda. El quiere seguir con la línea dura de "Avalancha". Todo estaba dicho, ha falta de 6 meses para acabar la gira el grupo estaba roto. Desde ahí al último concierto en Los Angeles, la relación entre los Héroes fueron segun Juan "inexistentes". Subían al escenario, tocaban, y cada uno a su habitación.
Es curioso sin embargo, que todos los que vieron esos últimos meses de conciertos aseguran que fueron los mejores conciertos que daban en años. Todos sabían que se acababa la aventura de Héroes del Silencio y querían dejar el pabellón bien alto.
El último concierto en Los Angeles fué de lo más triste. A él acudieron toda la gente importante de la industria musical, prensa internacional, productores, etc...
Durante la semana anterior, Bunbury había hecho unas declaraciones muy desafortunadas, y había gente que no le quería ver ni en pintura por allí. Nada más comenzar el concierto empezaron a llover objetos. Bunbury duró dos minutos en el escenario. Juan dijo, "si este se va, yo también me largo", y se fué también.
Este fué el final de Héroes del Silencio, un concierto de 2 minutos bajo una lluvia de objetos. A partir de ese momento cada uno por su lado...hasta 2007.
Pensaba comentar también en este post las claves del retorno del 2007, pero como me he pasado, lo dejo para otro post.
Os dejo dos vídeos bastante raros de Héroes del Silencio. El primero es un concierto en Munich en 1993, y el otro es el final de un concierto en Acapulco en el que Bunbury monta un buen cristo...no os lo perdáis que es un espectáculo.

Concierto en Munich (1993)


Conciertazo en Acapulco (1994)

6 comentarios:

  1. Creo que has colgado esta entrada casi a la vez que me conectaba a tu blog. Blogspot parecía un poco confuso.
    Me encanta el concierto en Acapulco.
    Nos vemos Luiso!

    ResponderEliminar
  2. Seguir la linea del Achtung (para mi uno de los mejores cambios musicales de un grupo, y el mejor de los discos de U2), dificil, muy dificil siendo un grupo mas duro que los de Bono.

    Interesantísmo post. Es una pena que se jodiera el grupo. Y es curioso lo que dices de la ultima gira, porque yo les vi y es verdad que fue un conciertazo.

    ResponderEliminar
  3. Héroes era bunbury, no hubieran llegado nunca tan lejos sin el, Valdivia buen guitarrista si pero desaparecido desde entonces aunque su disco Cactus suena muy bien no hay ningún avance en su música

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Héroes eran 4, y sin las composiciones de Valdivia tampoco habrían sido nadie. Valdivia no ha hecho nada porque no le da la gana, él lo ha dicho, no le interesa. Y Bunbury, bueno, hasta que se acabó el Huracán Ambulante respetable...el resto no merece opinión.

      Eliminar
  4. Definitivamente Bunbury no ha llegado tan lejos como sus pretenciones quisieran. Es un excelente musico pero Heroes eran 4 y ninguno hara nada de verdas por su cuenta

    ResponderEliminar