domingo, 21 de octubre de 2012

La segunda ley de Muse

No es que yo sea fan del tipo de rock épico y futurista de Muse pero tengo que admitir que con su último disco han conseguido llamarme la atención. A lo largo de estos últimos años si que he escuchado algunos de sus discos como  The Resistance o Black Holes and Revelations, pero ninguno acabó por atraparme. No quiero decir con esto que sean malos discos, es solamente que es un tipo de música que digamos que no me emociona, se me hace fría. Si que es verdad que algunas canciones como Uprising y sobre todo New Born me parecían espectaculares y resultaba evidente que el grupo tenía mucha calidad.
Por otra parte, durante este tiempo mucha gente que los has visto en directo me han hablado de un auténtico grupazo con muchísima fuerza y personalidad.
Así que se puede decir que cuando he puesto en Spotify su último disco The 2nd Law tenía una predisposición bastante buena hacia el. Pero realmente no hubiera hecho falta. El arranque con Supremacy es simplemente arrollador, una canción épica, con cambios de intensidad alucinantes...cuando llega el estribillo y ese '...destroy your supremacy...' a mi se me ponen los pelos como escarpias.
Pero ahí no queda la cosa, resulta que luego llega Madness (el primer single del LP), una canción que no tienen nada que ver con la anterior, mucho más íntima y suave, desprovista de ese ambiente épico que rodea a la apertura del disco. Sin duda una buenísima canción y un single perfecto para el disco.
Y seguimos buceando en el disco, y las buenas canciones se siguen sucediendo, llega el turno de Panic Station. La primera vez que la escuche, aparte de gustarme, me recordó muchísimo al Superstition de Stevie Wonder. Y es que la línea de bajo, los vientos, coros...todo recuerda a los clásicos temas pop-rock de los ochenta. Muy buena, animada y con mucho ritmo.
El disco lo completan canciones destacadas como Survival, la canción oficial de los Juegos Olímpicos de Londres (muy trillada este verano pasado), o temas más que decentes como Big Freeze.
Realmente en su conjunto me parece un gran disco, ecléctico como el grupo en si, con al menos tres temas brillantes y un puñado de canciones notables que no dejan indiferente a nadie.
Por lo menos a mi, esta vez si, la música de Muse me ha llegado.

Impresionante interpretación en directo de Supremacy

3 comentarios: